Sin categoría
oct 31, 2006

Jeffrey De Leon ::Esperando hasta el Matrimonio para tener Sexo

Jeffrey De León.

Seria bueno empezar aclarando que Dios inventó el sexo. Él es el experto en este tema. No fueron los humanos ni los marcianos que se inventaron este excelente regalo de Dios.  Por eso la Biblia tiene mucho que decir tocante al sexo.

Desde el comienzo Génesis nos enseña que:

• Dios inventó el sexo para disfrutarse dentro del matrimonio entre un hombre y una mujer.

• Dios inventó el sexo como un medio para mostrar físicamente el amor de pareja casada que no se limita a sentimientos solamente.

• Dios inventó el sexo para reproducirnos.

Es importante aclarar que no hay nada de malo en el sexo en sí. El problema es que nosotros los humanos lo hemos usado muy mal. Entre los usos malos esta el involucrarme sexualmente con alguien antes de estar casados. Imagínate que te regalan una súper computadora con todo lo que necesitas. Pero la computadora no es tan importante para ti como el que te la regaló.

La persona que te regaló la computadora no solamente es el diseñador y programador sino que es además tu padre. Como diseñador, programador y familiar sabe exactamente como debe de funcionar la computadora en tus manos. Junto con la computadora te da el manual con instrucciones y te pide que sigas las instrucciones muy cuidadosamente. Pero ¿por qué tanto lío con seguir las instrucciones?

Tu padre te dice que la razón principal de darte la computadora con instrucciones es porque él realmente quiere proveerte de la mejor computadora posible. Una de las primeras instrucciones es “no la enciendas” antes de instalar el antivirus y ver que todo está correctamente conectado. Obviamente tu no quieres arruinar la conmutadora. Pero hay algo más. Tu padre invirtió mucho cuidado en comprarte esta computadora y tu no quieres decepcionarlo.

Si las relaciones sexuales jugaran el papel de la computadora y el contrato de recibida fuera el matrimonio esta correcto pensar en las consecuencias de no seguir las instrucciones y seguro corremos el riesgo tremendo de infectarnos con virus incurables. Como por ejemplo el Virus Papiloma Humano, que es un virus es mas fácil de contraer que el SIDA. Es transmitido por áreas no cubiertas por el condón.

El VPH puede quedar escondido en tu cuerpo por 10 a 13 años sin saber que lo tienes y sin embargo lo transmites 300% mas efectivamente que el SIDA. El VPH se ha encontrado en 100% de los casos de cáncer cervical. Hoy existen mas de cuarenta enfermedades que se transmiten sexualmente y mas de 20 de estas enfermedades son virus. Esto quiere decir que prácticamente no tienen cura.

Pero ahora quiero decirte que la razón principal de no encender la computadora antes de tiempo o la razón principal de no involucrarme sexualmente antes del matrimonio no es las consecuencias, físicas y/o emocionales. La razón principal de porque no debemos tener relaciones sexuales antes del matrimonio tiene que ver directamente con mi relación con Dios. Dios no desea que te involucres sexualmente con nadie antes de casarte no solamente por las consecuencias, pero principalmente porque lo respetas y lo amas a él antes que a cualquier otra persona.

Si amas a Dios y lo respetas a él entonces mas allá que las consecuencias piensa en tu relación con Dios. En Lucas 6:46 Jesús dijo: “¿Por qué me llaman ustedes ‘Señor, Señor’, y no hacen lo que les digo?” No te involucres en una relación sexual solamente por temor a las consecuencias. No te involucres sexualmente antes de casarte porque Dios te ama y tú amas a Dios. Pero talvez alguno de nosotros se pregunte: ¿Cómo sé si amo a Dios realmente? El otro día regresé a casa tarde por la noche después de una conferencia. Entré por la parte de atrás de la casa que conecta directamente con la sala.

Al entrar en la oscuridad pude ver juguetes tirados por toda la sala. Cuidadosamente arriesgando mi vida logré llegar hasta donde se encontraba el sofá. Lentamente me recosté para descansar un momento. Enseguida mi hijo André escuchó que papi estaba en casa y bajo las escaleras corriendo. Con mucha habilidad y sabiendo donde estaban sus juguetes logró llegar sin tropezarse hasta el sofá donde yo me encontraba recostado.

Con un gran abrazo y un beso me dijo: “Papi bienvenido a casa . . . te amo” a lo que inmediatamente respondí: “André yo también te amo . . . ahora recoge tus juguetes.” Un poco extrañado ante mi petición André se levantó y limpio todos sus juguetes. Luego regresó al sofá donde me encontraba recostado y una vez mas me dio un abrazo y me dijo que me amaba. Por un momento se detuvo el tiempo y pensé. “Que bueno que mi hijo André sabe que no es suficiente decir “papi te amo”, es necesario recoger los juguetes.”

Podremos decirle a Dios que le amamos todas las veces que deseemos. Pero mas que decírselo es necesario mostráselo. Y la mejor forma de mostrarle a Dios que lo amamos es obedeciéndolo. El no tener relaciones sexuales antes del matrimonio es un acto de obediencia a Dios. Es una excelente forma de comunicarle tu amor a Dios y además el camino más inteligente.

Jeffrey De León