sep 27, 2008

¿Eres un buen Administrador?

¿Eres un buen Administrador?

Dios ha sido fiel y nos ha dado, pero a veces, hemos sido malos administradores de lo poco o mucho que nos ha dado

En Estados Unidos, las estadísticas dicen que de cada diez personas, siete están endeudadas. Significa que tal vez no hemos sabido administrar bien. Dios ha sido fiel y nos ha dado, pero a veces, hemos sido malos administradores de lo poco o mucho que nos ha dado. Si algo he practicado es que he sido un buen administrador. Hay un principio que he aplicado y es ser un hombre fiel. Dice la Palabra: Hombre de verdad, quién lo hallará. Normalmente, lo aplicamos a las mujeres, pero hay un versículo en la Biblia que lo dice. Realmente, el hombre que no es de verdad, no puede ser un buen administrador. Dice la Palabra que el hombre de verdad es lleno de muchas bendiciones. Todos queremos tener muchas bendiciones. ¿Qué necesitas? Ser un hombre de verdad. ¿Y qué necesitas para ser un hombre de verdad? Ser un hombre fiel.

A veces, la gente dice: “¡Ala, qué viento el que hay! Pero, ¿cómo sabes que hay viento? El viento no se ve, se nota porque el árbol se mueve, porque los papeles revolotean, porque te despeinas, pero no se ve. ¿Por qué dicen “ese chavo sí es bendito”? ¿Cómo es la bendición? Descríbela. Ustedes pueden notar que es bendito por las cosas que esa persona tiene o  hace. Yo puedo ver que eres bendito porque te veo con tu esposa, porque tienes trabajo, porque estás aquí. La bendición como tal es muy difícil de describir. Yo sólo sé que la Palabra dice que un hombre puede ser lleno de múltiples bendiciones si es un hombre de verdad.

Proverbios 20:6

Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad, pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará?

Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad, pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará? Si la misma palabra dice “quién lo hallará”. ¿Será que es difícil? Hay un bajo porcentaje de hombres de verdad, y ese porcentaje es de los hombres de verdad que son realmente bendecidos. Una persona bendecida se nota, no pasa desapercibida. Ustedes conocen gente y pueden decir: ¡Ese hombre sí es bendecido!

Proverbios 28:20

El hombre de verdad tendrá muchas bendiciones, mas el que se apresura a enriquecerse, no será sin culpa.

El hombre que es lleno de muchas bendiciones tiene que pasar una prueba, y es la de la fidelidad. Si quieres pasar la prueba de la fidelidad, Dios te va a poner sobre poco y si la pasas, te pondrá sobre mucho. Les voy a poner mi ejemplo, Casa de Dios tiene 14 años ya, yo tendré 13 años y medio de estar acá. Cuando yo empecé a llegar, fue porque me contaron que había un pastor que predicaba bien, la iglesia tenía tres o cuatro domingos de haber empezado. Llegamos y dije: “Dios mío, dónde me vine a meter, ¡están locos!”.

De repente, llama a la pastora Sonia y le pregunta si quiere decir algo, ¡ella estaba ebria en el Espíritu Santo! Nunca me imaginé que Dios me iba a dejar ahí más de 14 años. Yo le había dicho a Dios: “donde mis hijos estén contentos, esa es mi iglesia”. Ese día terminó el servicio y mis hijos estaban felices. Durante trece años y medio, casi catorce, puedo decir que le he sido fiel al pastor en todo lo que me ha puesto a hacer. Los que me conocen y han pasado por aquí, me han visto servir en el parqueo de la iglesia, con los servidores,  etc.,  a eso me llamó el pastor. Empezamos de chaleco azul. Nunca esperé estar en ningún lado de eminencia, sólo quería servir a Dios a través del pastor. Me ha tocado llevar agua, que nos tiren el carro encima, nos han sacado pistola, de todo. Es una prueba de fidelidad, ahorita tenemos 1,700 servidores activos, pero si voy a mi archivo, hay el doble inscritos; algunos no han logrado ser fieles. Son pruebas de fidelidad. Yo empecé como un servidor de chaleco; trece años después, un domingo me dice el pastor: “Te toca predicar”. Diez minutos antes de la prédica.

Hoy me gustó el servicio; a la señorita que dirigió la alabanza no le tocaba hacerlo, pero se lo pedí y lo hizo muy bien. Son pruebas de fidelidad. Toda la vida, desde que usted nace hasta que muere, Dios lo va a probar. Si la pasa, sobre poco lo puso, sobre mucho lo pondrá. Yo no sé si ella en unos años estará cantando en las cruzadas; porque sobre poco fue probada, sobre mucho la pondrá. Ella pudo poner mil excusas, pero se paró y cantó nítido.  El día que el pastor me llamó a predicar, yo pude poner pretextos, pero no. Uno tiene que estar listo siempre. ¿Qué vas hacer si hoy te llama alguien y te ofrece un trabajo, un negocio? ¿Le vas a poner excusas? La vida se basa en pruebas de fidelidad y administración. Todos somos administradores. Y si usted hoy al salir de la prédica no sale con un kct de: “soy administrador,” nunca va a pasar de poco a mucho. El dinero que tienen es de Dios. ¿De quiénes son sus hijos? De Dios. ¿De quién es el negocio? De Dios. Ustedes y yo sólo somos unos simples administradores.

Un administrador es una persona asignada a manejar, vigilar o supervisar el asunto de otra persona. ¿De quién es todo lo que tenemos? De Dios. ¿Qué tenemos que hacer? Administrarlo, vigilarlo, cuidarlo. Todos y cada uno somos administradores. ¿Y cómo probó Dios a las personas que les dio los talentos? Administrando. Agarró tres personas y les dio talentos, los dejó administrando, regresó y vio qué habían hecho. ¿Qué les dio Dios? Algo, según su capacidad. ¿Qué han hecho con ese algo? ¿Han pasado la prueba? Si ustedes no llegan a ser fieles con diez centavos de cada quetzal que se ganen y no son las personas más honestas, de darle al dueño del dinero el 10% de utilidad que le corresponde, ¿usted cree que Dios le va a dar un millón? Nunca, El no puede pasar sobre su Palabra. No me venga a decir por qué no tiene dinero, por qué debe si ha malgastado el dinero que es de Dios, ¿cree que Él le va a dar más? En mi empresa tengo dos auditores dedicados a ver que los empleados no roben y que yo no le robe a Dios. Ellos me sacan mes a mes mi cheque del diezmo. El es fiel conmigo porque yo soy fiel con Él. Recuerdo mi primer diezmo cuánto fue, pequeño. Sobre poco fui fiel, sobre mucho me ha puesto. Así funciona. Estás inscrito en un gimnasio, pagas la mensualidad, pero ¿vas todos los días al gimnasio? Eres servidor, el grupo que hoy sirve tiene inscritos a más de 100 servidores, yo conté 40. ¿Qué paso con los otros? ¿Siguen siendo fieles? Les toca cada 14 martes, y aún así, ¡no vienen! ¿Creen que Dios los va a poner sobre mucho? ¿Quiénes van a ser buenos administradores? ¿Quiénes quieren pasar una prueba de administración? La tenemos que pasar, son exámenes. ¿Usted cree que puede pasar de primero a segundo sin exámenes? No, tiene que hacerlo. Ustedes aunque no les guste, tienen que pasar una prueba de administración. Y quien no la pasa, se queda.

Lo lindo de Dios es que hace retrasadas. Y no sólo una, sino muchas, hasta que pasan de una prueba a otra y va poco a poco, haciendo pruebas de fidelidad. Yo les compartía a mis doce que cuando empecé con mi célula, empecé con toda la gana y no me llegaba mucha gente. Entonces, decidí hacer churrascos, invitaba, daba carne, pollo, tortillas. Predicaba y los invitaba para el siguiente jueves. Dejé un par de jueves sin hacer churrasco y cabal me llegaron a supervisar la célula y estaba yo solo, y mi pareja que llegó a supervisar. Yo estaba triste y no sabía si seguir o no con el grupo. Pero seguimos, nunca me imaginé que Dios me iba a tener con un grupo de 1,700 servidores. ¿Qué pasa si digo “ya me cansé, los jueves tengo mucho que hacer”? Hubiera inventado cualquier excusa. Seguí y pasé la prueba. Cuántas pruebas has pasado tú que sabes que Dios te las puso y no quisiste llegar al examen, y por eso sigues estancado. ¿No te gustaría que dijeran: “Hombre de verdad, quién lo hallará”, y ahí estés tú? Es tan difícil encontrar un hombre de verdad, que el mundo lo busca. Un hombre que trabaje, que no robe, y cuando lo encuentran, no lo sueltan. Esta iglesia debería de estar llena de hombres de verdad. Todos tenemos nuestros problemas en diferentes áreas. Tal vez tu problema hoy es de dinero, con tu esposa, con tus hijos. No les fuiste fiel y te quemaron la canilla. Ahora tus hijos no te esperan, se van con alguien más. Y ahora sí enojado el papá, pero si tú no les fuiste fiel. Pruebas de administración.

Saqué algunos puntos sobre lo que debería ser un hombre fiel. Tiene tres características:

Son fieles en lo poco; son fieles en lo que le pertenece a otras personas, no pueden servir a Dios y al dinero. Imagínese dar un diezmo de un millón de quetzales. No es lo mismo que dar diez centavos. Yo conozco mucha gente que no lo ha hecho. Conocí a un hombre que vendió una casa, y tenía que dar un diezmo similar a ese, y prefirió alquilar la casa con tal de no dar el diezmo de eso. Le podría contar el desenlace de esa persona, no le fue nada bien. ¿Quiénes van a pasar la prueba? Pero se pasan constantemente. Ya la pasaron y viene otra, hasta que alguna vez llegas a la presencia de Dios y es donde te dirá: “Bien hecho, siervo fiel, y te tiene una corona allá en el cielo”. Pero ahora estamos hablando de los que estamos aquí en la tierra, tenemos que ser fieles, buenos administradores y entonces vamos a ser hallados hombres de verdad y tener muchas bendiciones. Dios te dice qué tienes que hacer para ser bendito. Al salir de aquí, todos vamos a orar y a intentar ser hombres y mujeres de verdad.

I Corintios 4:1-2

Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.

Lucas 16:10-13

Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios.  Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.

¿Quiénes quieren tener unción de Dios? Si no son fieles con lo que les dio el administrador, ¿por qué Dios los va hacer benditos?  Gracias a Dios, tengo 14 años de estar acá sirviendo, ser hallado fiel en lo que me llamaron hacer. Dios te dio talentos y no los estás usando. Dios te llamó a sanar enfermos y no estás yendo a orar por ellos. ¿Cuánto hemos fallado en la fidelidad en lo muy poco? ¿Cómo le pedimos a Dios mucho? Para ser hombres de verdad, vamos a ser fieles, para estar llenos de muchas bendiciones.

Fuente

4 Comments

  • Pues yo diria que es de Dios la fuente

  • dios te bendiga

  • @Andres disculpa tengo que corregir ese error es algo que se me olvida no muy seguido ya esa colocado el link de donde lo tome.

  • Hola, muy bueno lo que dice… pero: ¿ por qué no aclarás que este mensaje es de Cash Luna?
    No está de más citar la fuente

    EXITOS

Leave a comment

Recive por correo

Ingresa tu Correo:

Debes revisar tu correo para la activación

Buscar

Google +

Facebook

Siguenos en Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y refresca esta página.

Biblia en linea

YouVersion Reading Plans

Categorias

Recomendaciones