oct 30, 2008

Marcos Witt – Los Diez Mandamientos

Los Diez Mandamientos

Introducción

¿Qué tienen que ver los Diez Mandamientos con nosotros el día de hoy? Los Diez Mandamientos fueron dados miles de años atrás. ¿Acaso habrá relevancia en los Diez Mandamientos para nuestra vida el día de hoy? ¡Estamos hablando del año 2006! ¿Todavía los Diez Mandamientos tendrán algo que enseñarnos a nosotros el día de hoy? La respuesta a esas preguntas es: ¡claro que sí!

Los Diez Mandamientos son parámetros extraordinarios que Dios nos ha entregado para poder vivir vidas abundantes, para poder vivir como campeones.

Imagínese usted: si todo el mundo le pusiera atención a los Diez Mandamientos, ¡qué distinto sería nuestro mundo! Si todo el mundo le pusiera atención a los Diez Mandamientos, ¡podríamos salirnos de nuestra casa sin ponerle llave! ¡Podríamos dejarle las llaves pegadas a nuestros automóviles! ¡No nos tendríamos que preocupar ni por nuestras hijas, ni por nuestras mujeres porque nadie les echaría el ojo! ¡Podríamos estar tranquilos con nuestros bienes, con nuestras posesiones, porque nadie se los iría a robar!

Si todo el mundo le pusiera atención a los Diez Mandamientos, podríamos vivir vidas mucho más tranquilas pero el hecho de que todo el mundo no les pone atención es por lo que tenemos que tomar precaución y es por lo que las cárceles están llenas de personas que matan a otras y hacen una cantidad de desastres.

Lo que yo deseo hacer a través de esta serie es ayudarnos a usted y a mí a entender que los Diez Mandamientos no son palabras ligeras. De hecho en Deuteronomio, capitulo 32, el Señor dice: Porque no es algo que ustedes deben tomar a la ligera sino que es una ley de vida para ustedes y por esta ley vivirán.

¡Me tendrás a mí!

El primer mandamiento que el Señor nos dice es: “no tengas otros dioses aparte de mí”. Dicho de otra manera: “no tendrás necesidad de otros dioses porque ¡me tendrás a mí!”

Una de las cosas que tenemos que recordar es que cuando el Señor dio estos mandamientos a Moisés era en un tiempo donde el pueblo adoraba a cualquier dios. Se lo pasaban balanceando todo el tiempo a cual dios adoraban. ¡Era un desastre!

Lo que Dios está tratando de enseñarle a este pueblo cuando da estos mandamientos es esto: “Yo soy el que controlo el sol y la lluvia. Yo soy el Dios y el dueño de la luna. Yo soy el Dios de la siembra y de la cosecha. Si tú te encargas nada más de adorarme a mí, yo me encargaré de todo lo demás. No tienes que preocuparte de que se va a molestar el dios del sol. Yo soy el Dios del sol” – dice el Señor – “y yo me encargaré de que haya control y todo esté balanceado”. “No tengas otros dioses aparte de mí. Yo soy tu Dios”.

Romanos 1:18 en adelante, habla acerca de cómo el hombre no le da a Dios el lugar que merece (“no le glorificaron como a Dios”) y como resultado se generan una cantidad de cosas, actividades, acciones y mentalidades.

¡Lo primero que usted y yo tenemos que hacer en nuestra vida es glorificarlo como a Dios! Y le aseguro que usted no será tentado tan fácilmente a hacer todas esas cosas que se encuentran en el versículo 29 en adelante y todo nos va a ir mucho mejor.

Para que usted pueda tener en su mente el cuadro de lo que es, me gustaría que se imaginara una brújula. Dios está diciéndonos, “si tú me pones a mí como el centro de tu vida, entonces vas a saber hacia donde dirigirte”. Cuando tenemos a Dios como el centro de nuestras vidas, usted puede saber como seguirlo a El. Usted siempre va a saber para donde es norte. El problema es cuando cada quien le quiere poner el norte que quiere y dice, “esto es norte” cuando en realidad está apuntando hacia el este.

Cada uno de nosotros somos tentados a hacer dioses en nuestras vidas y nos arrodillamos ante altares de dioses extraños. Por ejemplo el dios del dinero. Hay gente que se postra ante el dios del poder, el altar de la ciencia, el altar del sexo, el dios de la vanidad, el dios del deporte, el dios del temor, el dios de la angustia, el dios de los pleitos, el dios de la lotería, el dios de la música.

No importa el nombre del dios, hay un solo Dios que merece recibir la gloria y la alabanza. ¡Désela a El y nadie más que El porque si lo tenemos a El, tenemos todo!

Por eso es que Dios dice en su primer mandamiento “¡me tendrás a mí! ¡No te va a hacer falta nada!” Cuando nosotros lo ponemos a El como el centro de nuestras vidas no nos vamos a perder, no nos va a hacer falta dinero, no nos va a hacer falta belleza.

El es el centro así que póngalo a El sobre todas las cosas en su vida.

Fuente

2 Comments

  • hola chikos ps la vdd es cierto loq dice marcoss

    pz bendiciones

    y sigan adelante

  • hola hciko ps la vdd es cierto loq dice marcoss

    pz bendiciones

    y sigan adelante

Leave a comment

Recive por correo

Ingresa tu Correo:

Debes revisar tu correo para la activación

Buscar

Google +

Facebook

Siguenos en Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y refresca esta página.

Biblia en linea

YouVersion Reading Plans

Categorias

Recomendaciones